Un ratoncillo se va a comer a Netflix

..la-vanguardia-logo
Octubre de 2018, artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia

Un ratoncillo se va a comer a Netflix

Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo “Disney quiere comerse a Netflix” en la web de La Vanguardia, o leer la transcripción a continuación:

 

Hace ya mucho tiempo que Disney ha dejado de ser esa simpática factoría de tebeos que nos deleitaba cuando éramos pequeños con las aventuras del Pato Donald y los Jóvenes Castores. Ahora, si tuviera que escoger un personaje de Disney para definir un personaje lo tengo claro, sería el Tío Gilito.

Disney es un imperio que va a integrar todos los servicios que puede ofrecer una empresa que genera contenidos:

  1. Los produce: tiene Disney, Pixar, Marvel, Lucasfilm y, su última compra, la mítica 20th Century Fox.
  2. Los distribuye: pronto lanzará su plataforma de streaming. Ahí econtrarás todo su contenido, precisamente el que ha dejado de poner en Netflix, porque en el 2019 les quitan su licencia de distribución.
  3. Vende todos estos contenidos, en cualquier formato imaginable por el ser humano: en parques de atracciones, en muñecos de peluche de los personajes de las pelis, en los cómics de siempre, o en licencias de merchandising que adquirimos con agrado con el Happy Meal.

O sea, que puedes ver la nueva entrega de Star Wars en el cine, disfrutar de la nueva serie de Star Wars en su plataforma de streaming y después visitar el mundo Star Wars en sus parques de atracciones para acabar leyendo el comic de Star Wars mientras bebes un zumo de piña en una jarra con la forma de Chewbacca.

Un 360º imparable de tus universos preferidos, en el que te van a meter a Yoda hasta en la sopa.

Claro, ante este despliegue, Netflix se queda un poco corta. Está apostando cada vez más por la producción de calidad intentando crear franquicias de contenido como hace su competidor más potente. Necesitan inventarse los nuevos Vengadores, Batman o Toy Story.

También Movistar está peleando la batalla de la producción propia e incluso ha llegado a un acuerdo de distribución con Netflix al más puro estilo “si no puedes con tu enemigo, únete a él”. Y funciona: el día que estas dos empresas comunicaron su alianza, Netflix superó en valor bursátil a Disney.

Para mi, esto no tiene sentido, Disney tiene a la rata y a muchos otros personajes absolutamente míticos, y sabe crear experiencias, y donde hay experiencias hay margen. ¿Alguien ha visto el parque Netflixlandia? No, porque no existe… aun.

La pelea está en crear tu propio contenido para distribuirlo. Y en eso están todos: Netflix, HBO, Amazon, Movistar y, ahora, Disney. La diferencia es que Disney puede arrasarlos a todos solo con el contenido que ya tiene producido.

Y hablando de contenido espectacular, en 1993 la ciudad de San Francisco realizó un referéndum para ver si dejaban utilizar su muñeco de ventrílocuo al policía Bob Geary mientras trabajaba, para ayudar en los conflictos.

Por supuesto, ganó. Imaginaos a José Luis Moreno patrullando la ciudad con Monchito. Espeluznante.

 

Os veo la semana que viene.