Tu próximo regalo será un asistente de voz

[cml_media_alt id='4347']revista capital_logo[/cml_media_alt]
Marzo de 2018, artículo publicado originalmente en la revista Capital

Tu próximo regalo será un asistente de voz

Cada año empieza con “lo siguiente”. Hacemos previsiones, hablamos de los “mejores de”. Se publican listas de lo qué triunfó el año anterior, y qué será lo próximo. Y también cada año empieza con grandes eventos tecnológicos, como el CES de Las Vegas y el Mobile World Congress de Barcelona.

No soy adivino (ya me gustaría, y poder predecir la lotería), pero sí veo que hay una tendencia muy fuerte. No me atrevo a prever el futuro, pero sí sé lo que está creciendo, y está por todos lados: los asistentes de voz.

Hace algún tiempo nos prometieron los beacons:  “balizas” que estarían en tiendas y oficinas, y con las que nuestros móviles interactuarían. Pero por ahora parece que son un poco fracaso, pues, al menos que yo sepa, no hay todavía muchos despliegues de esta tecnología. También desde hace un par de años en los grandes eventos se habla de realidad virtual, pero estos avances no llegan a la velocidad prevista. Será que el mercado no está maduro (a ver si encima será culpa nuestra).

En cambio, las pasadas navidades hubo un regalo estrella en los hogares de Estados Unidos: los asistentes de voz. Estos dispositivos, que se empezaron a anunciar hace también un par de años, están cada vez más presentes. Y lo que es más significativo, es que “los grandes” apuestan seriamente  por ellos:

  • Amazon lanzó su “Echo” a finales de 2014, y continuamente sigue mejorándolo. El ser la primera gran empresa en apostar por este tipo de dispositivos le ha permitido conseguir más de un 70% de cuota de mercado. Un un buen ejemplo del refrán hit first, hit twice.
  • Google lanzó su asistente “Home” a finales de 2016, y poco a poco, ha conseguido arañar un poco de mercado a Amazon.
  • Apple ha lanzado a inicios de 2018 su apuesta, Homepod (si bien solo en tres mercados de habla inglesa). Todavía es pronto para ver resultados, pero el hecho de trabajar con Siri desde hace años puede ayudarles.

Lo que pretenden estos asistentes es hacer las veces de tu móvil, pero sin móvil. Y sin pantalla. ¿Esto como se explica? Los dos grandes rivales en los sistemas operativos móviles (Apple y Google) hace años que intentan que “dialoguemos” con nuestro móvil: que les demos instrucciones (para buscar información, llamar a gente, agregar recordatorios en la agenda, etc.). Estos asistentes usan sistemas similares a Siri o a Google Now, pero en un dispositivo fijo que quieren que situemos en el centro de nuestro  hogar.
¿Y lo están consiguiendo? Según un estudio de enero de 2018, han logrado conquistar a uno de cada seis adultos: alrededor de 39 millones de estadounidenses.¡El regalo estrella de las últimas navidades!

Según otro estudio, en 2020 el 55% de los hogares en ese país dispondrá de un dispositivo de estas características. Esto supondría una curva de adopción muchísimo más rápida que otros equipos: el Smartphone tardó siete  años en llegar al 50% de hogares desde su lanzamiento, la TV tardó más de diez años, y otros dispositivos como la radio, el ordenador o internet necesitaron más de dos décadas para hacerse un hueco real en sectores mayoritarios de la población.

Lo más interesante de estos dispositivos es que pueden volver a cambiar nuestra relación con las marcas. La televisión añadió una capa visual a la publicidad que habían hecho las marcas a través de la radio hasta entonces. Los ordenadores e internet potenciaron la interactividad. Y con los móviles, conseguimos llevárnoslo todo encima (incluyendo la relación con las marcas). Con los  asistentes de voz el paradigma cambia de nuevo: ahora se trata de hablar con una máquina como si fuera una persona. ¿Están las marcas preparadas? ¿Están los buscadores listos para ofrecernos la información como si se tratara de una conversación, y no de manera visual?

Repito,  no se trata de predecir el futuro en plan bola de cristal pero si en el MWC o en el CES hay mucha gente hablando con asistentes de voz, me atrevería a aventurar que éstos llegarán a más hogares cada vez. Atentos, la voz es lo que viene (y no es un programa de música, sino nuestra vida vista desde un altavoz que además de hablar nos escucha todo el día).