¿Qué importa más en la transformación digital?

la-vanguardia-logo
Enero de 2019, artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia

La transformación digital no va de tecnología, va de clientes

Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo “¿Qué importa más en la transformación digital?” en la web de La Vanguardia, o leer la transcripción a continuación:

 

El 2020 está a la vuelta de la esquina y la transformación digital continúa siendo trending topic en las discusiones de los comités ejecutivos de las empresas de las que he formado parte en los últimos años o a las que he asesorado. De verdad, pensé que a estas alturas del partido, la transformación digital ya sería un concepto pasado de moda.

Pues va a ser que no. De las dos palabras que componen el concepto de Transformación Digital los directivos se obsesionan con la segunda, digital, cuando deberían prestar mucha más atención a la palabra transformación.

Y lo hacemos justo al revés. Los ejecutivos se obsesiones con la la tecnología porque atrae. Mucho. Pensamos que la inteligencia artificial, los robots y el internet de las cosas van a cambiar nuestra vida y nos ponemos a desarrollar apps y sistemas sin parar a pensar en lo que estamos haciendo.

Y es que la tecnología es solo una herramienta. Lo fundamental, lo que determinará la diferencia entre ganadores y perdedores, es trabajar en la transformación de las personas en primer lugar, tras ello la organización y finalmente si tenemos el foco adecuado lograremos cambiar la empresa. La idea que se olvida es que las organizaciones aun las cambian las personas y no la tecnología. La tecnología facilita.

El foco, aquello que debe guiar nuestro trabajo debe estar en el cliente. Hay que cambiar para acercarnos a ese cliente e introducir los canales que él necesite, no los que a nosotros nos vengan bien. Hay que obligarse a los canales del cliente y no obligar a los clientes a nuestros canales.

Y es que, como dice Ben Evans, hemos llegado al fin del inicio. Ya somos digitales, no es una novedad. Ya no tenemos la tienda online y la tienda offline. Nuestra empresa no es online ni offline. Si lo hemos hecho bien, ya volvemos a tener, ¡por fin! una tienda y una empresa. Sin canales. Como por ejemplo Zara. Ellos lo han entendido muy bien y se mueven como pez en el agua de la omnicanalidad. Aprendamos de los Zara del mundo (Mango, H&M, Massimo Dutti,….). Unifiquemos canales hasta el punto en el que sea imposible diferenciarlos.

Hablando de unificar, si te llamas García o Martínez y te parece que tu apellido es demasiado común, en Corea del Sur lo tienen aún más ordenado. Uno de cada cinco se apellida Kim (unos 10 millones) y uno de cada 10, Park.

Los 8 coreanos del grupo K-pop EXO se apellidan Kim, Kim, Byun, Kim, Park, Do, Kim y Oh

 

Os veo la semana que viene