Los vendedores tienen mucho futuro, pero serán vendedores distintos

la-vanguardia-logo
Enero de 2019, artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia

Los vendedores tienen mucho futuro, pero serán vendedores distintos

Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo “Los vendedores digitales siguen siendo de carne y hueso” en la web de La Vanguardia, o leer la transcripción a continuación:

 

La verdad es que estas predicciones apocalípticas que se escuchan por ahí, se equivocan bastante. Los vendedores no van a desaparecer, ni muchísimo menos. Los vendedores tienen mucho futuro, simplemente se van a transformar en un tipo de vendedor distinto al que conocemos.

Por ejemplo, una parte considerable de los empleados de Facebook o Google pertenecen al departamento de ventas. O sea que incluso las tecnológicas confían en la venta offline.

Sin embargo, según un estudio de McKinsey, estos vendedores van a poder liberar gracias a la tecnología, hasta un 47% del tiempo, que dedican a tareas rutinarias como recopilar información del cliente para preparar las ventas o procesar las mismas. Y ese tiempo, bien invertido, será el que marque la diferencia.

Porque el vendedor del futuro se valorará tanto por su personalidad empática y su capacidad de comunicar, como por su habilidad para entender e interpretar datos y para integrar la tecnología hasta el punto de trabajar efectivamente con la inteligencia artificial y ser capaz de moverse con velocidad en busca de nuevas oportunidades.

Así que al vendedor del futuro no solo le pagarán un variable en función de los tornillos que sea capaz de vender, sino también por crear algoritmos que sirvan para vender en el on y en el off. Será un vendedor completamente distinto.

Hablando de algoritmos, aquí os dejo una cuenta matemática sencilla pero llena de magia: ¿sabéis el resultado de multiplicar 111.111.111 por 111.111.111? Espero que, como yo, hayáis realizado la multiplicación de memoria: 12.345.678.987.654.321. ¿Magia? Ni los matemáticos son capaces de entender este misterio misterioso.

 

Os veo la semana que viene.