¿La tecnología no deja ver el bosque?

Octubre de 2018, artículo publicado originalmente en El Periódico de Catalunya

¿La tecnología no deja ver el bosque?

El 90% de los directores generales cree que sus negocios están siendo afectados por la disrupción o reinventados por modelos de negocio digitales. El 70% cree que no tienen las habilidades correctas o el liderazgo necesario para adaptarse al cambio. Solo el 44% de los encuestados dice que sus organizaciones se están preparando adecuadamente para la disrupción digital. Todos ellos son datos extraídos de una investigación publicada en 2016, realizada por el MIT a más de 1000 CEOs de 131 países, en 27 industrias.

Aunque el 63% de los ejecutivos dice que ir de la mano con el consejo es fundamental para el éxito de los esfuerzos de transformación digital, solo el 27% considera que el consejo actúa como defensor de dicha estrategia. Estos datos provienen de un estudio de la prestigiosa consultora Russell Reynolds, publicado en 2017.

Otra encuesta del 2016, en este caso de McKinsey, aportaba que solo el 17% de los ejecutivos afirmaba que sus consejos de administración estaban apoyando iniciativas digitales. Dicho al revés, un 83% no.

He aportado tres retazos de diversas fuentes. Abundante investigación, mucho más amplia que la apuntada aquí respecto a cómo aprovechar la oportunidad que el digital ofrece a las empresas, sugiere que:

  1. Las compañías no están preparadas
  2. Porque los directivos no están preparados
  3. Porque los consejos no están capacitados.

Quizás habría que invertir la secuencia y ordenarlo al revés, esto es, comenzando con los consejos.

El máximo órgano de gobierno de la empresa tiene una responsabilidad enorme en contribuir a que las compañías se transformen digitalmente. Pero, ¿cómo hacerlo? De las dos palabras de moda en el mundo del management, “transformación digital”, la mayoría de ejecutivos se fascinan con la que se refiere a digital, cuando lo verdaderamente relevante es la transformación. Después de haber colaborado con más de 200 empresas en más de 25 países en el campo del digital (con diferentes grados de profundidad) he aprendido que los profesionales se obnubilan con la tecnología en primer lugar, tras ello se dan cuenta que deben modificar los procesos, después se enfocan en las capacidades de los colaboradores (es decir, las personas) y por último se dan cuenta de que para que esto funcione hay que cambiar la visión. La experiencia me ha enseñado sin embargo que la secuencia debería ser la contraria: 1º deben modificar la visión de la empresa, tras ello ver qué capacidades hacen falta en los equipos, después es clave cambiar los procesos y por último fijarse en la tecnología. Y aquí regresamos al punto nuclear: Los consejos tiene mucho que hacer en definir la visión junto con el máximo directivo de la empresa. En ocasiones deben apoyar a su CEO, otras veces desafiarlo “positivamente” o inspirarle y en otros momentos deben buscar el mejor candidato para cada puesto. Pero, ¿quién debe modificar la fisonomía de los consejos para que sean digitales? ¿Qué venía antes, el huevo o la gallina?