logo

La innovación es un proceso

Cabecera-El_Periódico_de_Catalunya_newspaper

 

 

El Periódico de Catalunya
La innovación es un proceso
Septiembre 2013

¿Cuántas veces en una empresa se escucha esta frase? El directivo exclama: ¡Nos faltan ideas! Seguimos vendiendo lo mismo de siempre. Tenemos que ser más innovadores.

Mirando a un subordinado continúa: A ti, Fulanito, te nombro nuevo responsable de proyectos de innovación. Aporta muchas ideas. Más vale que no falles.

Ahí está el concepto de innovación para algunos directivos. Su forma de pensar es la siguiente: Yo no soy creativo (o si lo soy estoy muy ocupado, ya que soy directivo, no lo olviden). Voy a escoger a alguien siguiendo un proceso digital (mi dedo) para que dentro del equipo haya un responsable de innovación. ¿No es creativo?

Esta perla del management moderno (o manaJEJEment) olvida un principio fundamental respecto a lo que es llevar nuevas iniciativas al mercado: Innovar no es fruto de la improvisación, tampoco de tener una mente maravillosa (solamente) sino que es un proceso. Y como tal tiene una serie de fases.

La primera, aunque no la única señor directivo, es tener ideas. ¿Crean ustedes suficientes ideas internamente? ¿Mezclan ustedes varios departamentos en esta tarea? En este punto, un matiz que debemos considerar es que estas nuevas propuestas pueden proceder de dentro de la propia empresa o de fuera de ella (es erróneo creer que si la innovación no ha sido generada dentro de la empresa no es válida). Tras ello habrá que elegir, entre todas las ideas, cuáles son las más potentes con unos criterios definidos. ¿Son ustedes buenos seleccionando las mejores? ¿Cuántas han sobrevivido desde la última vez? A continuación se debe estudiar cómo financiarlas adecuadamente para transformarlas en negocios (productos y/o servicios) reales para tratar de vender. ¿Qué tal se les da poner los suficientes recursos en ellas? Y, por último hay que difundir esas ideas dentro y fuera de la organización.

Es cierto que cada empresa tiene sus propias necesidades de innovación pero todas las compañías pueden ser más eficientes en ese terreno si lo entienden como un proceso y no como un chispazo puntual. Y es que todo el mundo es creativo, el asunto es con qué frecuencia lo es (¿cada día, cada semana, cada mes,…?) y sobre todo cómo integrarlo dentro de la firma en la que uno trabaja (es decir, qué herramientas pone la empresa al servicio de los trabajadores para poder ser innovadores).

Les recomiendo que busquen en youtube un clip maravilloso de una empresa especializada en procesos de innovación (ayudan a todo tipo de empresas, tanto de servicios como de producto). Su nombre es ideo y las 550 personas que componen su plantilla en todo el mundo trabajan para compañías como Ford, Procter o Apple, entre muchas otras. El video (con subtítulos en castellano), que tiene ya unos años pero continúa de rabiosa actualidad, narra de manera estimulante cómo rediseñan el carro de la compra de toda la vida. Ahí verán ustedes cómo innovar es un proceso.

Formado en la Escuela Suiza (habla 4 idiomas), Pablo Foncillas licenciado en derecho y MBA del IESE Business School. Actualmente es miembro del claustro del IESE en el departamento comercial. Compagina su vida en el entorno académico y como conferenciante junto con roles directivos y de consultoría en varias industrias desde los años 90. ¿Hablamos? Clica aquí para contactarme por correo electrónico

Leave a Reply

captcha *