logo

Fail fast, fail smart, fix fast

Cabecera-el Mundo

 

 

EL Mundo
Fail fast, fail smart, fix fast
Abril 2013

Una de las mayores empresas tecnológicas del mundo por capitalización bursátil y que ha demostrado un recorrido al alza importante en los últimos tiempos, Google, tiene como lema interno el que ocupa el titular del artículo. Una compañía de base tecnológica, donde sin duda la innovación debe formar parte de su ADN para sobrevivir, puesto que es la exigencia de la categoría en la que compite nos puede ayudar a pensar un momento en la innovación. Cae rápido y de manera inteligente y arréglalo rápido. ¿Qué quiere decir esto? ¿Qué podemos aprender? En primer lugar ellos saben que pase lo que pase van a tener fracasos. Y como tales lo mejor es pasar página rápido al respecto. De hecho, en su historia corporativa han tenido sonados errores (Google Answers, Google Videos,…). Es decir que para innovar y tener éxito es necesario asumir que vas a sufrir traspiés. A su vez, ello implica dos cosas: una que pasar rápido a la siguiente etapa no significa que no debas entender y aprender el por qué te has caído. Segundo que quien se equivoca debe saber, tener la tranquilidad que no le van a cortar el cuello (no al menos la primera vez). Recuerdo al primer ejecutivo de una aerolínea con miles de empleados que un día me explicaba su visión respecto a la innovación: “A mi no me preocupan las personas que cometen errores. Me preocupa las personas que cometen dos veces el mismo error.” Hacen falta una cultura de este tipo para poder innovar. En segundo lugar, que con cada equivocación debes tener pensado cómo puedes sacarle partido a aquello que no has hecho bien. Es decir, crear unas reglas por adelantado para anticipar la posible caída y comprender respecto a qué dimensiones te has equivocado. Es decir, tener listas unas barreras de protección para la caída. Tercero, enfócate en arreglar lo que no funciona lo más rápidamente posible. Implícito dentro de esta tercera reflexión está la idea de lanzarla al mercado cuanto antes de nuevo y volver a probar. Hacerlo iterativo, hasta que funcione o termines por descartar el producto. En tecnología, y cada vez más en otras muchas industrias, no tienes tiempo para hacer pruebas como se hacían antes. Has de lanzarte al mercado, tomar decisiones, correr riesgos. Innovar, aunque parezca lo contrario no rima con improvisar. Las empresas sometidas a fuertes presiones de innovación, hoy día casi todas, deben tener muy claro cuál es su lema para innovar. ¿Cuál es el suyo?

Formado en la Escuela Suiza (habla 4 idiomas), Pablo Foncillas es licenciado en derecho y MBA del IESE Business School. Compagina su vida en el entorno académico y como conferenciante junto con roles directivos y de consultoría en varias industrias desde los años 90. ¿Hablamos? Clica aquí para contactarme por correo electrónico

Leave a Reply

captcha *