logo

El fracaso: claves para fallar con éxito

logoTEDxBCN

El fracaso: claves para fallar con éxito
Noviembre 2015, aparecido originalmente en TEDxBarcelona

TEDxBarcelona-salon-pablo-foncillas

El evento 

El pasado 3 de noviembre, el Mazda Space acogió un nuevo evento TEDxBarcelona en el que Pablo Foncillas nos habló sobre la gestión del fracaso y las claves mediante las cuales fallar con éxito.

El hecho de que una semana antes se agotaran todas las entradas, refleja como las temáticas de coaching, análisis introspectivo o de la productividad laboral, más que una moda esculpida a base de bestsellers y de cursos de formación, se han convertido en un debate imprescindible hoy en día.

Foncillas llegó dispuesto a desvelarnos las conclusiones obtenidas en su investigación en el ámbito laboral focalizado en 300 empresas. Su trabajo trata de reflejar la necesidad de una cultura que no reniegue del fracaso, sino que lo contemple como una potente herramienta de aprendizaje que nos conduzca hacia la autorealización personal.

TEDxBarcelona-salon-pablo-foncillas-c

La charla 

Pablo Foncillas nos recordó una vez más que la actitud juega un papel imprescindible en nuestras vidas. Cómo afrontas un reto o cómo respondes a una situación de fracaso, no sólo delimita tu personalidad, sino que determina el modo en el que vas a desarrollarte personal y profesionalmente en el futuro.

Vivimos inmersos en sociedades líquidas, en constante evolución, con tecnologías que crecen de un modo exponencial y que crean la necesidad de adquirir habilidades y de reinventarse constantemente. Pero esta flexibilidad impuesta no sólo requiere conocimientos o habilidades, también nos impulsa a ser profesionales open-minded capaces de cuestionarlo todo y de replantearnos hasta los cimientos de los procesos de trabajo llevados a cabo hasta el momento.

Hazte esta pregunta: ¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar en tu vida?

Para alcanzar nuestros sueños y metas Foncillas nos invita a considerar nuestros fracasos personales como un cadáver al que debemos hacer la autopsia hasta llegar al análisis más introspectivo y profundo. Llegar a comprender nuestros errores para aprender de los mismos.

TEDxBarcelona-salon-pablo-foncillas-d

El ponente reconoció que se hace poca publicidad de los fracasos. Por ejemplo en las escuelas de negocio siempre son analizados casos de éxito de grandes multinacionales o de start-ups que surgieron de la nada y que en pocos meses se catapultaron a la cima del ranking de negocios más rentables. Foncillas no pretende hacer una oda a los fracasos, pero enfatizó el hecho de que si comprendemos que la estela de múltiples versiones beta (ejercicios de ensayo-error) es aquel proceso que nos conduce al éxito, tendremos asentados los cimientos del cambio.

Estamos obsesionados con el éxito, creemos que necesitamos hacerlo todo bien desde el principio, ya que en nuestras sociedades capitalistas, el éxito es sinónimo de dinero. Pero nos olvidamos de que nuestra historia está plagada de descubrimientos científicos que fueron resultado de un error. Por ejemplo, los platos sucios con hongos del premio Nobel Alex Fleming, fueron el detonante del descubrimiento de la penicilina.

Cuando a Thomas Edison le recriminaron el tiempo tardado en elaborar su prototipo de bombilla, respondió inteligentemente “I have not failed, I’ve just found 10.000 ways that don’t work”. Esta es la mentalidad que Foncillas nos invita a tomar como herramienta que nos conduzca al éxito.

El ponente destacó a su vez que el contexto educativo influye en la perseverancia de las personas. El fracaso parte desde el individuo y según Foncillas, desde la infancia nos encontramos con dos tipos de niños cuya educación marcará su vida adulta.

a) niños que aprenden por repetición y se convierten en aquellos adultos que toman decisiones en las empresas.

b) niños en cuyo proceso de aprendizaje lo más importantes es lo que aprenden (camino entre problema y solución encontrada), no si tienen éxito o fracaso. Estos últimos se convertirán en adultos que buscan la novedad y que son los que confían en que si algo puede ser pensado, se puede materializar. Por tanto se transformaran en innovadoras. La línea del bien y el mal que ya desde temprana edad nos limita, para ellos está mucho más difusa.

Por ello Foncillas nos invita a crear una ambiente seguro de aprendizaje: actitud abierta, fomentar la curiosidad, no vetar las preguntas y premiar el aprendizaje.

Si un padre cocina con su hijo y este sin querer vierte comida fuera del bol, si recibe un refuerzo negativo por parte de la figura paterna, no sólo se sentirá mal, sino que verá mermadas sus ganas de volver a intentarlo.

TEDxBarcelona-salon-pablo-foncillas-e

El debate 

Foncillas al acabar la charla comentó que todos deberíamos tener una carpeta llena de fracasos en nuestro escritorio del ordenador. Pero cuando se realizó en la sala la pregunta de cuantos asistentes disponían de dicha carpeta, apenas dos tímidos brazos se alzaron entre los casi 200 asistentes.

Sin embargo esta pregunta sirvió para iniciar un profundo debate sobre diferentes factores relacionados con el éxito y el fracaso. Uno de los asistentes comentó que la gestión de esa carpeta personal, no es fácil, ya que tendemos a enlazarla con una emoción negativa, ya sea el miedo a fracasar o el miedo a hacer el ridículo.

Foncillas contestó que las emociones son legítimas. En la época industrial, cuando la economía era basada en productos elaborados mediante procesos en cadena, tenía sentido vetar el error; pero en la actualidad, en una sociedad en la que gran parte de la economía está basada en el conocimiento el error ha de estar contemplado.

Un segundo asistente comentó que esto no resulta nada sencillo cuando te surge un fracaso a nivel laboral y tu jefe te pregunta el motivo del error, te instiga a no repetirlo y lo reporta a todo el equipo para que no se vuelva a concebir.

A esta cuestión Foncillas contestó que hay que inculcar una cultura en la que no pidamos responsables, no etiquetemos con nombres, sino que nos centremos en qué ha pasado y cómo se han desarrollado los procesos hasta conducirnos al error. Tenemos una práctica del “señalado” demasiado impregnada en nuestra cultura, cuando numerosos estudios demuestran que en la mayoría de veces no existe un culpable como tal.

Otro de los asistentes comentó que todo profesional tiene capacidad de pensar y por tanto de autocrítica, por este motivo no hace falta que un jefe nos diga que hemos errado. Un buen líder ha de estar capacitado para ayudar a todos los miembros del equipo y conducirlos hacia una mejora continua.

El ponente aprovechó para introducir los 3 errores con los que un profesional se puede encontrar en su trabajo:

– error negativo: fallo en una cadena de producción donde los procesos están estandarizados.

– error imprevisto: accidente en una central nuclear debido a un tsunami impredecible.

– error positivo: cultura de la innovación, se rompen los esquemas establecidos hasta el momento.

Excepto los errores negativos, todo el resto tienen cabida en nuestro día a día laboral.

TEDxBarcelona-salon-pablo-foncillas-f

Llegados a este punto del debate, uno de los asistentes, no del todo conforme con la terminología empleada a lo largo de la charla, expuso que para él el acacaso es un término demasiado contundente, no siempre sale todo tan bien como queremos ya que “siempre podemos mejorar; no hay un éxito rotundo”. Para él el éxito se traduce en levantarse cada mañana y luchar por alcanzar sus objetivos.

Las ganas y la actitud juegan un papel clave en el éxito, pero la educación también, tal y como se había comentado anteriormente. Dos asistentes mencionaron las diferencias entre cómo se gestionan los fracasos laborales en España a diferencia de países como EEUU, dónde todo los profesionales incluyen sus fracasos en su CV a modo de aprendizaje constructivo. Por tanto debemos trabajar duro para ponernos al mismo nivel que otros países más desarrollados en este sentido.

Sobre esto Foncillas quiso hacer una diferenciación entre el mundo corporativo, donde el fracaso está mal visto y el mundo de la creación de la empresa, donde el fracaso no esta tan mal considerado. Y es que como remarca el ponente, no se espera lo mismo de un ejecutivo que de un emprendedor. En cualquiera de los dos casos, un criterio clave que nos conducirá al éxito es saber abandonar a tiempo un proyecto que no conduce hacia ningún lugar, esto es una importante herramienta para aprender a gestionar el fracaso.

Poco antes de que el debate llegase a su fin, otro de los asistentes preguntó algo cuya respuesta los asistentes anhelaban : ¿Cómo empezar a hacer un cambio real a nivel de empresa?

La respuesta está en crear un ecosistema constructivo (individuo > colectivo> proceso guía) para poder hablar de un verdadero cambio y de una transformación; definir que es el éxito, y a partir de aquí mirar hacia delante.

Sobre este aspecto otro de los ponentes expuso el caso de empresas que para innovar crean un departamento digital con gente nueva y dejan aislados al resto de trabajadores. Foncillas comenta que hay dos posibilidades de implantar el cambio en una empresa.

Modelo 1: Crear un departamento de innovación y con el paso del tiempo ir sumergiendo al resto de trabajadores en la nueva filosofía empresarial .

Modelo 2: insertar la nueva cultura empresarial en todos los departamentos.

Aunque ambos modelos tienen sus pros y contras, el segunda resulta un procedimiento mucho más lento, debido a la implantación de un cambio profundo.

Finalmente y antes de dar por concluido el debate, una de las asistentes más jóvenes (20 años) pidió a Foncillas un consejo personal  ¿Cómo podré encarar el primer fracaso? a lo que nuestro ponente contestó “a los 20 ya deberías haber fracasado”.

Debemos adoptar el mantra “Fail fast, learn fast” ¡Hagamos cosas  nuevas, aventurémonos a experimentar, salgamos fuera de nuestra zona de confort!  Quien se salga de lo normal será aquél que llegue a crear algo extraordinario. Eduquemos a las siguientes generaciones peligrosamente pero sin riesgo.

Muchas gracias a todos los asistentes por vuestras enriquecedoras ideas.

¡Os esperamos en el próximo salón de TEDxBarcelona!

(Artículo de Elena Queralt publicado originalmente en TEDxBarcelona)

Formado en la Escuela Suiza (habla 4 idiomas), Pablo Foncillas licenciado en derecho y MBA del IESE Business School. Actualmente es miembro del claustro del IESE en el departamento comercial. Compagina su vida en el entorno académico y como conferenciante junto con roles directivos y de consultoría en varias industrias desde los años 90. ¿Hablamos? Clica aquí para contactarme por correo electrónico