¿Disfrutas ya de la interconexión extrema?

la-vanguardia-logo
Julio de 2018, artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia

¿Disfrutas ya de la interconexión extrema?


Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo “La interconexión extrema que nos hará el futuro más fácil” en la web de La Vanguardia, o leer la transcripción a continuación:

 

Además de estos colores de lápiz de labios que son ideales, ¿sabéis que es lo que está triunfando? Que las marcas nos conecten con servicios que nos hagan la vida más fácil. La app que estoy utilizando es un clásico de L’Oreal, y no solo te permite probarte de manera totalmente realista el color que mejor le sienta a tu caída de ojos, sino que, una vez lo eliges, te lo compras directamente en Amazon sin salir de la app.

Yo a esto lo llamo interconexión extrema, y es un tipo de hiperservicio.

El hiperservicio es el futuro y, mientras esperamos a que todos los objetos estén conectados, las marcas que quieren conectar con sus clientes ya trabajan en ello.

Con propuestas de hiperservicio como esta, las marcas mejoran cosas que ya estaban haciendo y no cobran por ellas. Son el plus que los clientes percibimos como diferencial.

Por ejemplo, tú puedes reservar un vuelo a Nueva York y esperar a encontrarte con tu compañero o compañera de asiento cuando embarques. No sé a vosotros, pero a mí siempre me pasa que las supermodelos se sientan en otra fila. Incluso en la otra punta del avión.

O bien puedes volar con el sistema Meet&Seat, de KLM y chequear los perfiles sociales de las personas que hayan reservado para elegir sentarte con alguien que comparta tus gustos y preferencias.

O tal vez valores más que al llegar a Manhattan te esté esperando un Uber perfectamente sincronizado con tu vuelo. Entonces te recomiendo utilizar la app de United Airlines a través de la cual puedes ver, mientras te transportas por las nubes, qué tipos de coche hay disponibles en tu destino y reservarlos.
Y esto es solo el principio. Con el desarrollo del Internet de las cosas, el hecho de que los aparatos inteligentes estén continuamente conectados, permitirá a las empresas explorar nuevos caminos para vender más, o para afianzar las relaciones con sus clientes.

La interconexión extrema es el futuro y, mientras esperamos a que todos los objetos estén conectados, las marcas que quieren conectar con sus clientes ya trabajan en ello. Droppit, una app desarrollada por Seat y los parkings Saba, permite a sus clientes hacer la compra en Deliberry y que un mensajero de Glovo deposite la compra en el maletero del coche mientras está aparcado.

Hablando de automóviles hiperconectados, desde su fundación en 2003 Tesla nunca ha tenido beneficios. Es más…  entre 2015 y 2016, además de anunciar su modelo “low cost”, perdió más de 1500 millones de dólares. En el primer trimestre de 2018 se han dejado ya 750 millones. Parece que hay también una conexión extrema entre el dinero de los inversores y el color rojo.

 

Os veo la semana que viene.