logo

‘Branding in the Digital Age’

foromarcasrenombradas
Octubre de 2016, artículo publicado originalmente en el Foro de Marcas Renombradas

 

‘Branding in the Digital Age’

omni_foromarcasrenombradas_pablo_foncillas

Tras el éxito de la jornada ‘Branding in the digital age o cómo la explosión de la tecnología digital cambia la relación marca-consumidor’, celebrada en Barcelona el pasado 6 de octubre, el Foro de Marcas Renombradas junto con IESE Business School celebraron una jornada bajo el mismo título el 3 de octubre en el campus de IESE en Madrid.

Esta vez la jornada contó con la participación de Pablo Foncillas, profesor de IESE Business School, Sergio Jiménez Arenas, fundador de Aiwin y Gamification World, y Abel Linares, consejero de Catenon y fundador de la consultora de transformación digital NunkyWorld.

En la jornada se desvelaron a través de las ponencias de los expertos los mitos y claves en la era de la omnicanalidad y también se analizó cómo la tecnología digital nos ayuda a construir marcas relevantes, divertidas y atractivas para clientes, consumidores y empleados.

La era de la omnicanalidad

El primero de los ponentes fue el profesor Pablo Foncillas, quien afirmó en su presentación que “el éxodo online ha comenzado y no va a acabar”, no obstante, a día de hoy, “el 90% de las decisiones empresariales las toman ‘imigrantes’ de la era digital”.

El proceso de transformación digital de las empresas pasa por crear experiencias en los distintos canales de comunicación, tanto online como offline, para aportar valor añadido a los clientes. En este sentido, desarrollar una estrategia de omnicanalidad en la que se integren todos los puntos de contacto de la marca con el cliente es fundamental para ofrecer servicios que se sitúen a la altura de un usuario que tiene unas expectativas cada día más elevadas. “En la era de la omnicanalidad el objetivo de las marcas no es vender más, es vincular al cliente”.

Según un estudio realizado por el mismo Pablo Foncillas y Mario Capizzani cada vez serán menos los clientes que compren en tiendas físicas sin antes consultar los canales digitales. Los clientes ya son omnichannel en su forma de pensar y en su comportamiento y por ello los vendedores necesitan serlo también y adaptar los modelos de distribución actuales.

 

 

El potencial del juego aplicado al engagement con la marca

Sergio Jiménez Arenas explicó en su ponencia cómo las marcas han de incorporar la gamificación a sus estrategias para conseguir el engagement de los usuarios. Esto es una tendencia que no ha parado de crecer y en la que España está posicionada a nivel mundial gracias a empresas como BBVA, que con su apuesta por la gamificación lo han hecho posible.

Existen cinco dinámicas de juego que motivan a las personas en cualquier contexto, estas son: la recompensa, el reconocimiento, la cita, la escasez y la progresión; y la clave está en combinar dos o tres dinámicas de juego para conseguir el engagement. Con esto una marca puede conseguir que una persona vaya desde un punto “a” hasta un punto “b”.

Employer Branding & Employee Brand

Por último, Abel Linares explicó cómo ha cambiado el mundo empresarial con la digitalización, que ha sido una auténtica revolución que ha cambiado la forma de comunicación en las empresas. Las redes sociales han cambiado por completo el sistema de comunicación, “ahora es el cliente el que domina el nuevo entorno” y las empresas han de escucharle. Además de esto, cada vez se introduce más tecnología en las empresas, es más, en 2025 uno de cada tres empleos se habrá automatizado, aunque como confirmó el ponente “cuanto más introducimos la tecnología en las empresas, más humano es el trabajo”.

Internet ha cambiado las reglas del juego tanto para empleados como para las empresas. La red es un lugar en el que las empresas están buscando talento. En el proceso de reclutamiento el 64% se comparte en redes sociales, el 83% lo comparten con familiares y amigos y el 90% de los empleados se pensarían dejar su trabajo por una oferta en una compañía con reputación excelente. Es por ello por lo que tanto las empresas como los propios empleados tienen que cuidar su marca personal, es más “si no estás en el mercado digital es como si no existieras”.

Por el lado de las empresas, estas tienen el problema de cómo atraer recursos a su organización. Para ello es importante que comuniquen su reputación y que animen a los empleados a seguir sus perfiles corporativos. En la actualidad 92% de los perfiles de los empleados en redes sociales no siguen al perfil corporativo de la compañía en la que trabajan, pero de los que lo hacen, cuando comparten, el alcance es 8 veces mayor.

Artículo publicado originalmente en el Foro de Marcas Renombradas

Formado en la Escuela Suiza (habla 4 idiomas), Pablo Foncillas es licenciado en derecho y MBA del IESE Business School. Compagina su vida en el entorno académico y como conferenciante junto con roles directivos y de consultoría en varias industrias desde los años 90. ¿Hablamos? Clica aquí para contactarme por correo electrónico