Aún no lo sabes, pero acabarás comprando 24 horas al día

la-vanguardia-logo
Mayor de 2018, artículo y vídeo publicados originalmente en La Vanguardia

La compra continua: en el futuro estaremos siempre comprando


Puedes ver arriba el vídeo completo, ver el artículo y el vídeo “Queriendo o sin querer, estamos comprando todo el rato” en la web de La Vanguardia, o leer la transcripción a continuación:

 

Se dice que muchos bípedos no tenemos la capacidad de hacer dos cosas a la vez. ¡Pues no! Estáis muy equivocados. Sin ir más lejos, ahora mismo yo estoy grabando este vídeo y, a la vez, estoy comprando algo. Algo que no recuerdo muy bien qué es… pero algo estoy comprando.

Y es que el modelo clásico del proceso por el que compramos productos o servicios ha cambiado radicalmente. Ya no es ‘el cliente tiene una necesidad-la tienda satisface esa necesidad-el cliente consume el producto’.

Es decir, según este modelo, la tienda es el componente central donde yo, humilde consumidor que necesita un producto, satisfago mis necesidades más imperiosas.

Ya no. Para dominar hoy en el retail, no hay que controlar tanto la experiencia de compra, porque no hay una etapa de compras perfectamente definida. La tecnología permite a los consumidores acercar la compra del producto a la primera percepción que tienen de él. Hacen lo que quieren, cuando quieren y como quieren.

Este cambio de paradigma se manifiesta de tres formas distintas:

Uno: Compra instantánea. Pienso en algo, quiero algo, lo compro por Prime Now o lo encargo por Glovo y lo tengo aquí en un momento.

Todavía seguimos realizando compras compulsivas ese día que estamos de paseo o simplemente, dejándonos tentar en el supermercado… pero ahora la tecnología nos permite esta compra instantánea desde cualquier sitio, y en cualquier momento del día.

Dos: Compra automatizada, como los botones Amazon Dash que te permiten pedir productos de consumo recurrente sin tener que entrar en ninguna web o aplicación. Pulsas y recibes el detergente que está a punto de acabarse, las chocolatinas sin las que no sabes vivir, o la jarra de agua llama para que te traigan más filtros.

Y tres, la compra por suscripción, de la que ya hemos hablado en anteriores ocasiones. Ahora mismo puede que estés comprando música (Spotify), vídeo (Netflix), transporte (Cabify), ropa interior (MeUndies.com), comestibles  (Blue Apron) o, incluso, maquinillas de afeitar (Dollar Shave Club). Te apuntas a una suscripción y te olvidas de que tienes que ir comprando cosas. Pero compras.

La compra, el hecho de comprar, pasa a un segundo plano. Ahora la compra se convierte en una actividad ambiental que se puede realizar en cualquier momento del día y en todos lados: tumbado en tu sofá preferido, de paseo por el parque, en momentos de ocio… y en el trabajo. Bueno, esto no, que todos somos trabajadores hiperresponsables, ¿a que sí?

Por tanto, van a triunfar los que sepan integrar todas estas experiencias de compra on y offline, o los que sepan pensar en nuevos métodos que consigan atraer la atención de los usuarios.

Y hablando de integración on-offline, aquí os traigo el perfecto complemento para vuestra suscripción online de Spotify. Vinylmeplease.com, para recibir vinilos cada mes y volver a sacar partido a ese tocadiscos que tenemos abandonado.


Os veo la semana que viene.