logo

A que no…

Cabecera-El_Periódico_de_Catalunya_newspaper

El Periódico de Catalunya
A que no…
Septiembre 2015

miedo
¿A que no lo tienes? Que no. No me vas a convencer porque es difícil. Pocos son los que se lo plantean y menos los que lo consiguen. Y tu no estás ahí. Ni de lejos. Ni de cerca.

Volvemos del verano y todos decimos que cuesta conectar de nuevo cuando a lo mejor lo que deberíamos es hacer es precisamente lo contrario, desconectar. Desconectar del tran tran y enchufarnos al pim pam-ya está cambiado. Desconectar del siempre lo mismo y aprovechar el momento para explorar lo desconocido. Desconectar del sota caballo rey para hacer un póquer de ases. Desconectar del regreso a la rutina para comenzar un nuevo camino.

Aunque no lo tengas, ¿qué tal si sales a buscarlo? Ah, que no sabes dónde. Y yo que sé, a mi no me mires. Lo que yo hago es denunciar. Agitar desde el verbo, aunque sea por un momento. Aunque apenas te des cuenta. A mí me basta con que una persona se sienta movilizada.

Porque solo tú decides. Eres el único que está en la silla de capitán, en la sala de mando, con el timón entre las manos. No esperes un precioso paquete con lazo por tu cumpleaños. Esto no se regala. Pero sí se encuentra cuando se busca con tenacidad, esfuerzo, autoexigencia. Y se puede hallar en la conversación con la señora de la limpieza, o quizás preguntando a la nueva becaria de tu equipo, a lo mejor observando al portero de tu finca. Depende de tus ganas de escuchar, de curiosear, de poner todos tus sentidos donde no los has puesto. Porque, ¿quién? si no debe exigírselo?

Yo creo que está en tu sueldo. Te has formado, te han dado las herramientas para poder hacerlo pero tú no te atreves. Algo te frena. Tu jefe, tu pareja, tu sexto sentido, tu… llamémosle por su nombre. Tu miedo.
Y no te culpo. No soy un ejemplo de nada porque yo tengo y mucho. Cada vez que doy una conferencia o cuando me enfrento a una clase.

Pero algo se puede hacer porque conozco, me han dicho, se cuenta por ahí que otros lo hacen. Sin médicos, sin coaches, sin sustancias de ninguna clase. Y les ha ido bien. ¿Ejemplos? Muchos. Unos pocos nombres: Lucas Carné, Marc Subirats, Marcos Luengo o Gabriel Sáenz de Buruaga. Aunque les temblaban las piernas cuando lo hacían. Aunque en su momento su entorno les animaba diciendo: ¿A que no, a que tu tampoco tienes?

Pero ellos no escuchaban la cultura predominante. Ellos estaban abiertos a probar. A ser audaces. A caer. A sufrir porque valía la pena. Coraje, divino tesoro.
El viaje siempre es mejor que el resultado. Y si encima te va bien, miel sobre hojuelas. Porque ¿quién te ha dicho que no puedas pedirle peras al olmo? ¿O que no puedes buscarle tres pies al gato?

Ahí está. Que innovar puede parecer tan descabellado como eso, como conseguir imposibles. Pero no lo es. Eso sí, se necesita coraje. Mucho coraje. Pregúntate si tienes el suficiente. ¿A que no? Innovar exige empezar por ahí. Sin él no hay principio, solo final.

Foto:http://www.qwhatis.com/what-is-fear/

Leave a Reply

captcha *